miércoles, julio 06, 2005

¡Viva el Perú Caracho!

peru-flag




Julio del 2002...

"Izquierda, izquierda, izquierda, derecha, izquierda... ¡Vamos, no muevan tanto el culo y concéntrense en marcar bien los pasos!..."; Julio, mes de la patria, de la banderita, el escudo y de la escarapela de 2 X 0.10 céntimos... Puedo aseverar de manera concluyente y en concomitancia con mis remembranzas, que, Julio es el mes más entrañable, por lo menos durante los largos y "extenueantes" ensayos, de todo el período escolar. "
Acúsome, Señor, de ser patriotera, no por convicción, sí por conveniencia".

Nuestras esbeltas figuras y caderas se contoneaban al irrefrenable ritmo cadencioso en la voz, aguda como pito, de nuestro instructor pre-militar. Nuestro colegio, exclusivo de chicas incluyendo a la plana docente, había abierto, por vez primera, las puertas para alguien del sexo opuesto, ¿nuevos aires?. Doña M., la directora del plantel, con una profunda base cristiana y feminista hasta el tuétano, había hecho de tripas al corazón y cedido a ciertos pecadillos veniales... Quería evitar, por todos los medios a su alcance, que nuestra gloriosa institución de tan mentado, reconocido nombre y demás supercherías ocupe, como en el último lustro, los últimos lugares en el desfile escolar. Craso error.

Para salir de la rutina, contrató a un instructor pre-militar con un vasta experiencia en preparar alumnos renuentes en lides "marchísticas". El tipo era alto, grueso de talle, cano de cabello y de bigotín, y dueño de un agudísimo e insoportable timbre de voz que preferíamos cubrirnos los oídos con tapones de algodón, o en última instancia con los dedos. Según Lizbeth, la experta en clavarle a todas las personas un apelativo, era muy parecido a un cómico ambulante. "El poeta de la calle", dijo después de mucho pensarlo, buscando entre los recovecos de su retorcida mente, por lo que al referirnos a él, de ahí en adelante, lo hacíamos con ese alias (a mí, Lizbeth, me bautizó como "La Mojigata", y no porque fuera una santurrona, una monga o una monse sino porque siempre usaba los cabellos húmedos y me los alisaba con la suavidad y docilidad de una gatita... ¡graciosa, "Petunia"!). Algo que me falto añadir para complementar la descripción del instructor era que, venía de trabajar en varios colegios de varones y ésta era su primera vez en una escuela exclusiva para señoritas.

El instructor, Matos como creo se llamaba, estaba acostumbrado a tratar con chicos y al parecer con chicos problema por su lenguaje soez y descarado. Nos chocó de entrada su verbo tan "florido" y lleno de aristas que hería la sensibilidad de nuestros casi castos oídos (éramos unas nenas "inocentes" de entre 13 y 15 años). Sus exabruptos y tosquedades provocaron la queja de más de un padre de familia en la oficina de la directora: "No pues, señorita Directora, no puede Ud. dejar la educación de nuestras hijas en manos de un bruto machista...", habría dicho una ofendida madre, sumando un grano de arena más a la alta montaña de quejas acumulada durante la semana. A nosotros nos divertía éstas expresiones; saltábamos olímpicamente muchas molestas clases y eso era lo que en la práctica más nos complacía. El plan maestro, de la directora, se estaba estrellando contra el muro de la intolerancia de los padres de familia, poniendo en peligro, sus mejores intenciones.

"El poeta de la calle", perdón, el instructor Matos, se hizo de enemigos dentro y fuera del colegio, era visto como un apestado y todo ésto a él le llegaba y se los pasaba por los..., mi buena eduación me impide completar la expresión (pero, quería decir "huevos" por no decir testículos). Totalmente desautorizado, se tornó permisivo y hasta se gastaba una cuantas bromas machistas y estúpidas con nosotras: "A ver señorita, levante más esa pierna, como cuando está con el enamorado...", "qué me mira cadeta quiere que le regale una fotografía mía calato...", "Sonrían menos, no muevan tanto el culo que se les va a caer en el camino, conserven el paso...". Definitivamente, le llegó. Las faltas de respeto constantes acarrearon la protesta general y casi se produce un linchamiento. Esa misma tarde fue despedido.

Los ensayos, le fueron encomendados a la profesora de Física, Miss Cristina, que hacía lo que mejor podía (y bien poco ¿eh?) y nos dejaba, generalmente, solas y delegando toda la responsabilidad a la brigadier del aula. Obviamente, no ensayábamos y la pasábamos conversando. La banda de música con instrumentos nuevos, ensayaba en otro horario y pasó de sonar terrible a sonidos celestiales (¿un milagro de julio?). Nuestras loras, parloteos, conversaciones, juegos se disipaban con prisa al ver aproximarse a la directora; hasta Miss Cristina, parte de la comilona, se ponía las pilas... Nuestra intención, como comenté hace rato ya, era estar fuera de clases, en especial de los cursos pesados. El formar parte del desfile nos eximía de presentar exámenes y nos otorgaban notas aprobatorias para el trimestre. La patria, por más que me acusen ahora de antipatriota, no era una idea muy presente en nuestras cabezas, ocupadas en ideas más subliminales como ropa o los ojos azules del chico del Markhan...

Llegado el día del desfile, las minis nuestras de cada día, dieron paso a unos terribles y anacrónicos faldones. Nuestras hermosas y bien tornedas piernas, se ocultaban bajo una larga y patética falda similar a la usada, me refiero al hábito, por monjitas de clausura. La coleta a la francesa me la banqué, por más apretada y "chinita" que luciera, pero el faldón era otro precio... Marchámos serias y no por la ocasión, sino por estábamos enfadadas por la sopresita de las maxifaldas. La banda tocó excelente (una banda musical formada por ex-alumnas y asimiladas, valgan verdades) y sólo perdimos el paso al dar la curva de la plaza (en realidad, las chicas de la escolta perdieron el ritmo), pero nos recuperamos, aunque el sonsonete de "izquierda, izquierda, ..." se nos traspapeló más de una vez. Total, íbamos a la escuela a estudiar y no a hacer una carrera de "marchistas". No había que ser pitonisas ni tener una bola de cristal para adivinar los resultados del desfile... ¡Viva el Perú, caracho!

20 Comments:

Blogger The First of the Gang to Die Dijo...

julio tiene sus memorias no por ser el mes de la patria mas por lo relacionado a la conmemoracion, las vacaciones de medio ano, el circo, la feria del hogar... el aeroplano anunciando un nuevo circo...

10:56 a. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

Cierto, no todo, sino la gran mayoría, es blanquirrojo...

11:00 a. m., julio 06, 2005  
Blogger Ernesto Dijo...

Al menos las dejaron desfilar...
Ya me acuerdo de una vez que al batallon lo tuvieron ensayando un mes para el desfile (que no se habia realizado en 5 años, terrorismo tu entiendes....) para que al final todo fuera por invitacion y se la dieran al Fanning!!!!
Asi que Markham ... picas alto .. eh!!
Feliz mes de la patria!

11:44 a. m., julio 06, 2005  
Blogger Gi Dijo...

Hulas!!

Que palabra es nueva para ti?

o_0

12:41 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

escalafobetica

12:48 p. m., julio 06, 2005  
Blogger ElCortaVenas Dijo...

Julio, de banderas, promociones en tiendas, discurso presidencial, y mis tardes en Chorrillos...

Pd: Pero qué hace Jaime Bayly en tus escritores favoritos...! O_0

1:22 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

Me divierte mucho, posee una deliciosa prosa que provoca la envidia de mi pluma. Me encantó leer "Yo amo a mi mami". Un escrito encantador, subliminal que narra la vida desde los ojos de un pequeño. Sabes, de muchos autores, hasta de aquellos que son menospreciados se pueden rescatar emociones.

1:34 p. m., julio 06, 2005  
Blogger digler Dijo...

cosas de julio... tambien tenia instructores para el bendito desfile escolar, una desgracia

1:38 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

Lamento, expresarme así, pero es la verdad, los instructores son detestables. Fíjate que colocaron a uno de estos salvajes en el colegio de mi primita Vero. Los modos toscos del tipo parado en la puerta de entrada fijándose de la indumentaria de los chicos de secundaria, la espantaron a ella. Ella tiene 8 años, y ver al tipo cada mañana le provocaba un pavor que se disipó cuando fue retirado por decisión de los padres de familia. Los soldados al ejército.

1:49 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Ernesto Dijo...

Y suerte que ya no existe la PIP pues esas joyitas no se quedaban atras.....

2:30 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

PIP... ¿qué es eso? Me suena a Correcaminos afónico.

6:29 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Dimelsa Amaro E. Dijo...

Los meses de Julio me causan mucha nostalgia... participe en todos los desfiles de secundaria y ganamos varios gallardetes de 1er lugar entiendo lo detestable q eran las faldas 10 cm. de bajo de la rodilla y las medias hasta abajo de la rodilla en conclusion no se te veia ni un pedazo de pierna. Pero me parecia lo max. cada vez q pasabamos por el estrado todos aplaudian y al final celebrabamos con una gran fiesta en el Cole... definitivamente el mes de Julio es lo Max. QUE VIVA EL PERÚ CARAJO!!!!!

6:42 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Orlando Bravo Dijo...

Si..eso justamente quería decir....la frase es: VIVA EL PERU CARAJO!!!!!

7:51 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

OK... me sumo al coro... ¡Viva el Perú CARAJO! (¡diantres!, a pesar de, resultó un post patriotero)

7:56 p. m., julio 06, 2005  
Blogger Embra Thompson Dijo...

pucha hasta yo se que era la pip pues, no se pasen!
es en serio ese viva el peru carajo?
parece que beba sabe la diferencia entre patriota y patriotero.
por lo que es a mi, viva julio por q me voy de viaje.

10:50 p. m., julio 06, 2005  
Blogger El Gran Blas Giunta Dijo...

Primero que nada gracias la visita por el rincon de blas giunta, un gusto recibir a todos los peruanos por allí.
muy bueno tu blog, la historia muy entretenida jeje.

Saludos!

11:03 p. m., julio 06, 2005  
Blogger María Isabel Guerra Dijo...

Yo odiaba marchar, o sea, me divertía en los ensayos porque eran un relajo (jaja! siempre nos mandaron cachaquitos despistados!), era mejor que estar escuchando la soporífera clase de Trigonometría, pero a la hora de desfilar... nunca desfilé, siempre me las arreglé para conseguir una buena excusa. Como a mis padres tampoco les gustaba aquello de los desfiles, no fue difícil. Oh tiempos aquellos!

11:12 p. m., julio 08, 2005  
Blogger Omar Muharib Dijo...

Debo darle las gracias a Luc por el descubrimiento. Gracias Beba, me lo he pasado bien leyéndote.

1:20 a. m., julio 14, 2005  
Anonymous Anónimo Dijo...

I have been looking for sites like this for a long time. Thank you! video editing schools

6:23 p. m., marzo 15, 2007  
Anonymous Anónimo Dijo...

best regards, nice info »

8:06 p. m., abril 25, 2007  

Publicar un comentario

<< Home