viernes, setiembre 23, 2005

"Los chicos no saben meterla"

teamoperu01teamoperu

Hablar de política o hablar de fútbol nos conduce, irremediablemente, al mal humor. Estoy generalizando, ¿eh? -existimos algunos que ni nos va ni nos viene, nos llega. En ambos campos -la política y el fútbol- , se juega con la ilusión de las personas -"Ahora sí se puede... ". Pero, la triste realidad es que, al final sólo nos quedarán los sinsabores, la resaca de una mala noche o, en todo caso, unas agruras espantosas...

En la oficina, en casa y hasta en mi centro de estudios, el tema de conversación giraba en torno al fútbol -"con lo que me gusta"-: el resurgimiento del alicaído fútbol peruano sobre los hombros de una nueva generación de jugadores, una prometedora y esperanzadora nueva raza de guerreros dispuestos a dejar hasta el alma sobre el gramado y a sacarnos del fondo y a la derecha del pozo oscuro de las desilusiones ... No quise aguarles la fiesta, con mis dudas e ironías, así es que, preferí no inmiscuirme en aquellas, poco o nada interesantes, tertulias.

El examen de Biología resultó, literalmente, una verdadera carnicería. La ruda pero necesaria -obligatoria sería el témino adecuado- tarea de practicarle la autopsia a un pobre batracio y determinar que fue mi propia mano la causante del deceso me generó una serie de sentimientos encontrados y de dudas existencialistas: ¿Mi vida académica vale tanto como la vida de una pobre e indefensa criatura? ¿Su asesinato constituirá un pecado venial o uno mortal? ¿Perú asistirá a un mundial de fútbol sin necesidad de organizarlo? ¿Perú Posible ganará en las próximas elecciones? ¿Iván Thays publicará en Moleskine una critica favorable al nuevo libro de la "Señito"? ¿Dónde encuentro a la "Rica Miel"?... Mal que bien. Con dudas y murmuraciones. Aprobé tan asqueroso examen y ahora puedo respirar con calma...

Durante el examen, varios chicos la pasaron escuchando el partidito de fútbol. Por los "chesus" al por mayor y los ceños fruncidos pudo colegir que el equipo nuestro no lo estaba pasando nada bien -eso no me asombra-. Exteriorizar mi sarcasmo con el clásico "ya ven" habría encendido la mecha de un "toma y daca" sempiterno por lo que me reprimí. Así es que, sólo esgrimí una tibia sonrisa, les dije adiós con los cinco deditos -con uno más alto que los demás- y me fui a casa.

En casa, el panorama de desolación era inenarrable. Le pregunté a Sammy por el resultado del partido y me mandó a volar bien lejos... No es por nada ni por hacer leña del árbol caído -aunque lo estoy haciendo- pero es un hecho comprobado -con cada papelón- que el fútbol es el vivo reflejo de nuestra realidad: La gitanería, la sobrestimación de nuestras capacidades cuando recién estamos en proceso, la impaciencia, la falta de una madurez psicológica que ayude a campear los obstáculos que se nos presentan, representan los principales problemas -desde mi humilde posición- que confabulan en contra nuestra ... Mi idea no es criticar por criticar. Críticos existen demasiados. Sólo veo las falencias en los demás y en mí misma para corregirlos; aunque a veces siento que hablo sola y que todo esto nunca va a cambiar...

Mejor los dejo ilusionarse con su fútbol, con su candidatito salvador y yo me dedico a mis cosas sin joderle la pita a nadie. Apoyando, silenciosamente, a una
Inés Melchor que gana tantos certámenes como la misma Sofi -!braváaaaazo Sofi- o Ramón Ferreyros pero que sin embargo muy pocos conocen. Quizá el fondismo o un tablero de ajedrez (upss... me acordé de la multicampeona Luciana Morales) para muchos pueda resultarle tan aburrido como bailar una baladita con la hermana pero puedo asegurarles que si apostamos por éstos deportes las satisfacciones van a ser muchas y mayores. No me puedo olvidar de las chicas del voley que andan dando la hora. Hoy, las chicas, juegan una nueva final. ¿Qué raro suena eso en un país acostumbrado a quedar siempre en primera ronda? Bueno, no seamos mezquinos y apoyemos a las chicas que sacan verdadera cara por el deporte nuestro; allí, si noto un verdadero resurgimiento.

Bueno, mientras las chicas damos lecciones a los "grandes", voy a terminar este escrito como empecé: "Definitivamente -duela a quien le duela- los chicos no la saben meter". Pero, como a toda crítica constructiva siempre hay que añadirle soluciones o sugerencias, yo planteo que se organicen -en el Perú- campeonatos de fútbol de once jugadores contra once piñatas; algunos se golpearan, supongo, estrellándose contra los inanimados pero nos librariamos, en gran medida, de tantas y tan seguidas vergonzosas goleadas. ¡Cuidado con los autogoles!

teamoperu2

3 Comments:

Blogger Angel Castillo Fernández Dijo...

...es que, incomprensiblemente, siempre continuaremos en el círculo vicioso con la esperanza inútil que algún día, por una gracia divina, se convierta en virtuoso.

Hace poco escribí algo sobre eso a partir de mi experiencia personal.

http://www.blogger.com/comment.g?blogID=10983934&postID=111205563298503734


Saludos.

3:49 p. m., setiembre 23, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

Esperanzas eternas Vs desilusiones constantes...
Gracias por el mail sobre como encontrar a la "Rica Miel" (preguntar por Winnie Pooh. ¡Qué gracioso)

8:03 p. m., setiembre 23, 2005  
Anonymous Anónimo Dijo...

escribes bien, deberías estar en prena escrita.

12:41 a. m., abril 13, 2009  

Publicar un comentario

<< Home