sábado, agosto 20, 2005

¡ A mi culo se le respeta...!!!!

chicha



Como una forma de sacar a flote mis estudios (voy a necesitar un equipo de hombres rana y un par de submarinos para lograrlo, o por lo menos un fontanero que me rescate del entrampamiento...), un tanto descuidados últimamente, he llegado a un acuerdo salomónico y satisfactorio con el tío Gonzalo. Trabajar, solo hasta el mediodía o un poco mas, y conservando el 80% del sueldo de tiempo completo. Para lograr este último punto no me fue necesario hacer plantones, marchas y menos una huelga de hambre (suficiente con mi dieta); sin embargo, tuve que lidiar, de manera denodada, con la gerente administrativa que se mostró, en todo momento, astutamente obtusa en rebajarme el sueldo hasta en un famélico 50%. Un abuso, vieja usurera, ¿cómo diablos podría sobrevivir con 1250, y soles encima? Después de tensas y largas negociaciones, el humo blanco cubrió una atmósfera sobrecargada de ajos y cebollas. Conservé el 80% de mi sueldo y como dijo aquella novia, después de una no muy recordable noche de bodas,“algo es algo...”

El lunes, salí de la fabrica 12:30 en punto y me dirigí a casa de Tía Elsa, ubicada en Santa Catalina, recerca. No encontré a la tía, solo estaba su empleada. Dorita que, con mucha prisa me abrió la puerta (también quien va a aguantar el repique incesante del timbre bajo la opresión tenaz de mi dedo índice); aun jadeante me invitó a pasar. Me moría de hambre pero tenia que mostrar fuerza de voluntad y más aun cuando Dorita trajo un humeante y apetitoso guiso que parecía decir, de manera insinuante y descarada, “cómeme”. Rechacé, con mucho pesar, aquel platillo y solo pedí un par de hojas de lechuga (¿la dieta de la tortuga?). Desde que empecé la dieta, los resultados han sido desalentadores, tengo mas hambre, languidezco en energías y no he bajado un maldito gramo...

Dorita salió a hacer unas compras cerca. Y yo me aburría contemplando una mosca planear sobre mi lechuguita... Diablos, el día me estaba saliendo de cabeza. Encendí la tele para buscar algo de entretenimiento mientras llegaba la tía que había salido a recoger a los niños del colegio. En la tele estaba dando un programete de medio día, ¿Gisella? No. Mas bien parecía su hija... una rubia patilarga, con una enorme sonrisa dibujada en su rostro le rendía un homenaje, por sus treinta años de vida artística, al gordo Casaretto, ¿qué quién es el gordo Casaretto? Silencio. No sé. Y me pareció reraro que con treinta años de carrera no recuerde su nombre de alguna película, la marquesina de un teatro, una exhibición pictórica, fotográfica o de una pelea de perros... Definitivamente, el Perú es Super... ¿Cuándo le haremos un homenaje a Jorge Eduardo Eielson o a alguien que verdaderamente valga la pena?... Cansada de pizarritos, sofias mulanovichs u otro “referentes” del éxito en el Perú, di por terminada mi corta relación con la caja boba. La tía, debería de poner cable, porque con esos contenidos en la tele nacional bien podría hacerse de un aneurisma inconmensurable.

El silencio reinante hacía más evidente, la guerra civil que se venía desarrollando en mi estómago. A fuerza de la inexistencia de algo tangible dentro de él, el intestino grueso parecía devorar al delgado o viceversa... Me arrepentí de haber rechazado el convite. Me c$&% de hambre. Con mi fuerza de voluntad echa trizas por enésima vez en esta semana me dirigí a la cocina. Bueno, si pruebo un par de cucharadas de aquel delicioso guiso no creo estar rompiendo del todo lo “estricto” de mi dieta. Sin embargo, no fueron un par de cucharas sino un par de cucharones que probé con fruición. Dorita, tenia buena mano para los guisos... Tenia sed. Y sobre el refrigerador una jarrita de chicha morada que se destacaba sobre lo blanco de la cocina. Sin mucha delicadeza bebí un vaso. La sentí algo amarga y desabrida; parecía que le faltaba azúcar o que habían exagerado con la canela...

Dorita, regresó enseguida. Dejó sus compras sobre la mesa y busco la jarrita sobre el refrigerador. Al no hallarlo, en primera instancia, la buscó sobre la cocina y ¡bingo!,la halló y cogiéndola de una oreja arrojó su contenido en el lavabo. Le increpé su acción, "¡que falta de compromiso social, por Dios!", y ella me dijo que estaba malograda (¡Plop!). Horror, "pero por qué la dejaste sobre el refrigerador en vez de tirarla de una vez...", le pregunté algo nerviosa. "Sonó el timbre y corrí a abrir la puerta...", me dijo con cara de boba y lo que sigue ya lo conté...

Apenas me puse al corriente del radiactivo contenido de la jarra, empezaron los cólicos y retortijones. Llamé al doctor Sihuas desde el movil. Tardó en llegar, y los segundos que se hacían eternos... y yo que me sentía morir. Sin “exagerar” vi desfilar todos los aspectos de mi vida en una especia de resumen semanal y sin cortes comerciales. Espero que cuando el doctor llegué no sea solo para confirmar mi deceso... ¡Te odio Dorita, a ti y a la maldita chicha...!

El doctor Sihuas, me hizo abrir la boca cuan grande era y me hizo, también, desenrollar la lengua. Me hizo otros exámenes externos y al final sentenció gravemente: “No tienes nada niña...”. “Pero, doctor y... ¿ los cólicos? Me puede dar malaria o cólera...”. Como medida preventiva me dio de entre sus muestras un sulfa no sé que para la infección. Y yo dale: “¿Y si más tarde o justo cuando Ud. Se va me vienen peores síntomas qué hago...? – casi gritando. El doctor Sihuas, esgrimiendo una tranquilidad pasmosa, dijo muy suelto de huesos: “Si quieres te llevo a la clínica y te aplicamos un enema...”. “NOOOO!!!! Creo que ya me siento mejor...” . Prefiero mil veces morir de un cólico que, convertir una simple dolencia en una sesión sadomasoquista... Después de todo, a mi culo se le respeta...

Enema

10 Comments:

Blogger Ernesto Dijo...

Si que estuvo divertido este post... mejor aceptar las cosas en su momento y no aventarse luego por su cuenta, pues como en tu caso no siempre estara una Dorita para avisarte del peligro...

12:28 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger Lobito Dijo...

Me has hecho acordar, ayer salimos con un pata gringolés a una cebichería. El pobre se la pasó pidiendo algo que le habían dicho que era buenazo: "Una chucha morada, por favor", "?Me trae una chucha...?" Nos cagábamos de risa, incluso la chica que atendía... al comienzo incómoda, se cagó de risa.

"Morada... qué dolor", nos dijo... "¿cuánto van a pagar?"

3:29 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger Beba Newmann Dijo...

buenisimo...ja ja ja

3:32 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger Flavio Dijo...

O sea ganas S/. 2500 mensuales. Para tu edad, está muy bien.

Te faltó incluír una imagen, para tener presente el objeto a respetar.

4:06 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger patton Dijo...

Y yo que decía que mis sobrinos son malcriados ... no! En mi vida no había visto a nadie más malcriado que a la beba. (es con cariño).

....y todavía se queja porque trabaja la mitad y se queja porque no le pagan el doble ... habrase visto! :D

4:52 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger The First of the Gang to Die Dijo...

jajaaa beba, q cague de risa... oye pero que tan mal puede caer un vaso de chicha fermentada?... ok, los colicos y de ahi al excusado... no creo q sea para tanto... no hay bacterias por lo tanto cero infeccion.

en lo q respecta a tu dieta... esas vainas de morirse de hambre y comer un apio a la semana no dan ningun resultado, le estas quitando defensas a tu cuerpo; solo come proteinas, vegetales y agua.. veras.

el enema en cuestion es de lo mas intrascendente... no tiene absolutamente nada que ver... en fin...

5:34 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger noemi vizcardo Dijo...

Siempre esperada amiga Beba, quisiera que por favor me hagas el servivio de indicar que siginifica tu mensaje es dedic:
Google en quechua.
muchas gracias. espero tu comunicación. repecto al último artículo que has escrito ya lo comentaré.

8:37 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger noemi vizcardo Dijo...

Siempre esperada amiga Beba, quisiera que por favor me hagas el servivio de indicar que siginifica tu mensaje es dedic:
Google en quechua.
muchas gracias. espero tu comunicación. repecto al último artículo que has escrito ya lo comentaré.

8:37 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger Enrike Dijo...

De verdad me hizo reir este post, aunque el nombre me hizo pensar otra cosa, pero bueno, yo tampoco soy partidario de los enemas, cuando era chico se contaba que cuando a uno le ponian un enema al otro dia se aparecia peinado y con camisa rosada

10:10 p. m., agosto 20, 2005  
Blogger Pedro Rivas Ugaz Dijo...

Hay Beba, realmente eres muy ocurrente. Quienes me habían recomendado tu post, tenían mucha razón: ¡eres todo un caso!.

1:44 p. m., agosto 24, 2005  

Publicar un comentario

<< Home